el azar y viceversa felipe benitez reyes 9788423349913
  • Comenzar a leer

EL AZAR Y VICEVERSA

 (En papel)

FELIPE BENITEZ REYES

Valora este libro

$499.00

$474.05

Acerca del libro
  • Nº de páginas: 512
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: DESTINO
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788423349913
Un acontecimiento literario: la nueva novela de Felipe Benítez Reyes tras diez años. Un libro muy esperado.
El protagonista de esta novela nos cuenta, desde la madurez, los avatares misceláneos de su vida: sus incertidumbres de infancia, sus múltiples empleos, sus devaneos políticos y psicodélicos de adolescencia, sus amores imaginarios y reales…La construcción, en definitiva, de una existencia y, a la vez, de una conciencia.Nacido en una familia menesterosa y peculiar, en un pueblo marcado por la presencia de una base militar norteamericana, su historia será, al cabo, la de un superviviente.De su mano recorreremos los últimos años del franquismo, los años inestables de la Transición y nuestro presente no menos inestable.Una novela que mezcla acción y reflexión, comedia y drama. Una intensa aventura.

Ver opiniones de este libro

Inseparables, comprar "EL AZAR Y VICEVERSA" junto con:

Los que compraron este libro también compraron

patria fernando aramburu 9788490663196

PATRIA

FERNANDO ARAMBURU

$529.00

$529.00

falco arturo perez reverte 9788420419688

FALCO

ARTURO PEREZ-REVERTE

$479.00

$479.00

lobezno. el viejo logan 9788490243824

LOBEZNO. EL VIEJO LOGAN

$529.00

$529.00

ya no es tarde benjamin prado 9788498958973

YA NO ES TARDE

BENJAMIN PRADO

$279.00

$279.00

2020 javier moreno 9788483811320

2020

JAVIER MORENO

$429.00

$429.00

carta al padre jesus aguado 9788415673187

CARTA AL PADRE

JESUS AGUADO

$279.00

$279.00

Mostrar más sobre

Mostrar más sobre

Opiniones "EL AZAR Y VICEVERSA"

  1. FELIPE BENITEZ REYES

    Lector Principiante

    Me alegra que mi libro le haya parecido "muy bueno", aunque lamento no poder compartir con usted el criterio de comisión de un "error de bulto" al atribuir al protagonista la mayoría de edad en 1976. En ningún momento de la novela -estrictamente en ninguno- se dice que a los 18 alcance la mayoría de edad, sino sencillamente que a esa edad se saca el DNI, ya que en las discotecas -según qué porteros- y en los cines -según qué películas- te lo pedían, y si no lo tenías o eras menor de 18 lo habitual era que te quedases en la puerta. (Las películas solían ser para mayores de 18, no para mayores de 21 años, al menos que yo recuerde.) Por otra parte, el protagonista-narrador se limita a celebrar el tener su DNI no porque esté ansioso por votar, sino para disponer, al fin, de un salvoconducto legal para sus correrías nocturnas. FELIPE BENÍTEZ REYES

  2. FELIPE BENITEZ REYES

    Lector Principiante

    Me alegra que mi libro le haya parecido "muy bueno", aunque lamento no poder compartir con usted el criterio de comisión de un "error de bulto" al atribuir al protagonista la mayoría de edad en 1976. En ningún momento de la novela -estrictamente en ninguno- se dice que a los 18 alcance la mayoría de edad, sino sencillamente que a esa edad se saca el DNI, ya que en las discotecas -según qué porteros- y en los cines -según qué películas- te lo pedían, y si no lo tenías o eras menor de 18 lo habitual era que te quedases en la puerta. (Las películas solían ser para mayores de 18, no para mayores de 21 años, al menos que yo recuerde.) Por otra parte, el protagonista-narrador se limita a celebrar el tener su DNI no porque esté ansioso por votar, sino para disponer, al fin, de un salvoconducto legal para sus correrías nocturnas. FELIPE BENÍTEZ REYES

  3. FELIPE BENITEZ REYES

    Lector Principiante

    Me alegra que mi libro le haya parecido "muy bueno", aunque lamento no poder compartir con usted el criterio de comisión de un "error de bulto" al atribuir al protagonista la mayoría de edad en 1976. En ningún momento de la novela -estrictamente en ninguno- se dice que a los 18 alcance la mayoría de edad, sino sencillamente que a esa edad se saca el DNI, ya que en las discotecas -según qué porteros- y en los cines -según qué películas- te lo pedían, y si no lo tenías o eras menor de 18 lo habitual era que te quedases en la puerta. (Las películas solían ser para mayores de 18, no para mayores de 21 años, al menos que yo recuerde.) Por otra parte, el protagonista-narrador se limita a celebrar el tener su DNI no porque esté ansioso por votar, sino para disponer, al fin, de un salvoconducto legal para sus correrías nocturnas. FELIPE BENÍTEZ REYES

Ver todas las opiniones de este libro

Hazte un hueco en Casa del Libro, regístrate